Comprobada. Eficiente. Ecológica.

Con la tecnología Dopeless®, las conexiones se proveen RunReady™, y no es necesaria la aplicación de compuestos de bajada o de almacenamiento, hecho que simplifica las operaciones de manipulación y almacenamiento. La tecnología Dopeless® se aplica de forma automática en nuestras plantas en todo el mundo, lo que aumenta la confiabilidad durante la bajada, con casi cero rechazos y re-armados.


Las líneas de producción Dopeless® están situadas en los Estados Unidos, México, Argentina, Reino Unido, Italia, Kazajstán, Rumania e Indonesia. Además, se han instalado 11 unidades autónomas de tecnología Dopeless® en todo el mundo, capaces de dar apoyo a la aplicación de la tecnología allí donde sea necesario.